Ciruelas: propiedades, tipos y beneficios

La ciruela es una de las frutas favoritas para consumir en primavera y verano. Es el fruto del ciruelo (Prunus domestica), un árbol de la familia de las Rosáceas y del género prunus, como el melocotón y la nectarina. Amarillas, rojas, verdes, púrpuras, moradas, negras… las ciruelas son una fruta muy refrescante, con un sabor entre ácido y dulce.

En España, la mayoría de variedades se producen en Lleida, Aragón, Sevilla y en la zona del Mediterráneo. La temporada en la que se pueden encontrar ciruelas frescas y maduras en el mercado va desde finales de abril hasta septiembre.

Es muy recomendable comer las ciruelas con piel, ya que es donde se encuentran la mayoría de las vitaminas que contienen. También se puede utilizar esta fruta para preparar confituras, mermeladas, gelatinas y salsas, para acompañar muchas recetas. Además, se pueden consumir secas (ciruelas pasas), cocidas o como acompañamiento de diferentes platos.

Es muy recomendable comer las ciruelas con piel, ya que es donde se encuentran la mayoría de las vitaminas que contienen

 

Variedades

Hoy en día existen más de 200 variedades, que suelen clasificarse por su color y tamaño. Algunas de ellas son:

• Amarillas: características por su sabor ácido y abundante jugo

• Rojas: con más jugosas y de sabor más dulce que las amarillas

• Piel verde o ‘Claudia’: destacan por su dulzor aromático

• Negras: su piel es azulada oscura, son las más adecuadas para cocer

 

Beneficios que nos aportan las ciruelas

Las ciruelas son grandes antioxidantes gracias a su vitamina A y C, previniendo los daños a nuestras neuronas, siendo buenas para el sistema digestivo y ayudando a prevenir la artritis y el reuma.

Son muy buenas aliadas frente al envejecimiento, gracias a su vitamina E, mejorando el aspecto de la piel.

Gracias a su cantidad de potasio, contribuyen a eliminar líquidos corporales, favoreciendo los problemas de retención de líquidos y los problemas cardiovasculares.

Es una de las frutas más desintoxicantes, y son aptas para diabéticos, aunque claro está, siempre en cantidades controladas.

Gracias a su cantidad tan diversa de minerales, entre los que sobresalen el potasio, el calcio, el hierro y el magnesio, podemos afirmar que las ciruelas ayudan a mejorar los estados depresivos, además de la anemia.

En dietas de adelgazamiento resulta muy práctica por la cantidad de energía que aportan y su contenido en fibra, además de por sus propiedades depurativas.

Resultan muy útiles en periodos de estreñimiento, siendo utilizadas como laxante suave o inmediato, según la cantidad utilizada; además de mejorar la digestión.

Son ideales en casos de bronquitis, favoreciendo la expulsión de secreciones acumuladas en los pulmones.

Aumentan las defensas y ayudan a reducir el colesterol de la sangre.

Previenen el cáncer de colon, ya que tienen un efecto positivo en las concentraciones de ácidos biliares en el excremento y reducen el riesgo de formación de coágulos en la sangre, debido a su contenido en cobre.

Scroll al inicio
Ir al contenido